El final del camino: #pubarchMEDfin

Entre los días 16 y 18 de abril tendrá lugar el congreso de cierre del proyecto #pubarchMED

Ya han pasado más de tres años desde que comencé formalmente el proyecto #pubarchMED – Arqueología Pública en el Contexto Mediterráneo, financiado por un contrato postdoctoral de la Xunta de Galicia (GAIN) en 2017. El tiempo vuela y, en medio de la vorágine de los últimos meses, procesando datos, escribiendo y dándome cuenta de la locura que me propuse, se me ocurrió hacer una nueva locura.

El próximo mes de abril (16-18) tendrá lugar un congreso virtual de cierre de proyecto. Originalmente, ante la falta de presupuesto y las dificultades de movilizar a gente de todo el Mediterráneo, había pensado en hacer un pequeño evento de presentación de resultados sin demasiado bombo. Pero si de algo nos ha servido la covid-19, es para darnos cuenta de las posibilidades reales de los eventos virtuales, especialmente en casos como este. Sin embargo, la experiencia del pasado año, con el tedio de las presentaciones pregrabadas y los problemas técnicos, me llevo a buscar un formato diferente, tanto con respecto al tipo de propuestas como al propio funcionamiento.

Así surge #pubarchMEDfin – Archaeological Practice and Society in the Mediterranean. Un congreso virtual, espero que diferente, donde el objetivo está puesto en construir redes, compartir experiencias y eliminar el mayor número de barreras posibles para la participación. ¿Cómo? De entrada, será un evento totalmente gratuito. Las necesidades técnicas de un evento de las características del que se propone no son excesivas y, ante todo, son baratas. Lo que hace falta es gente. Por eso hemos juntado un grupo de más de veinte compañeras de todo el Mediterráneo y diez asociaciones de diferentes países, que conforman un grupo de gente interesada en la arqueología pública, la gestión y la profesión (los tres pilares del congreso).

También hemos identificado dos barreras importantes: la tecnológica y el idioma. Aunque el inglés va a ser la lengua vehicular de buena parte del congreso para podernos entender lo mejor posible entre todos, pensamos que estaría bien poder permitir la participación en otros idiomas. Para ello se han dado dos espacios: la Torre de Babel, que permite enviar las propuestas en cualquier idioma mediterráneo. Y un espacio especial en los encuentros para charlar en otros idiomas. Además, hemos hecho el esfuerzo de traducir la llamada a varios idiomas para mejorar su alcance. Por su parte, la tecnología es tramposa cuando existen problemas de conexión o incluso de electricidad, así que la posibilidad de enviar un poster o un pequeño ensayo en lugar de los ensayos fotográficos en Twitter e Instagram que serán el corazón del evento, puede aliviar un poco la ansiedad de no poder participar en ciertas cosas.

Y es que, como acabo de decir, una de las novedades es que quería romper con la rigidez del formato académico convencional centrando las propuestas en la imagen. Ya sea a través de Twitter o de Instagram, los ensayos fotográficos dejarán la palabra en segundo lugar para dar paso a la imagen. A partir de ahí, se podrá debatir en los encuentros en vivo o en las propias redes.

Estos encuentros en vivo estarán abiertos el tiempo que sea necesario a lo largo del fin de semana, y se organizarán momentos específicos para actividades en las que poder conocernos los unos a los otros, o incluso hacer algo productivo como la editatona de bibliografía pensada para uno de los días. Entre ellos, se han organizado cuatro mesas redondas con participantes de todos los rincones del Mediterráneo, que estarán abiertas a todo el que quiera participar con un formato de 90 segundos por intervención, una vez que el debate se abra al público. En el pasado funcionó de forma presencial, así que esperamos realmente que también funcione de forma virtual.

Todas las contribuciones que participen serán publicadas en acceso abierto, y también de forma gratuita, en un volumen especial de la revista AP: Online Journal in Public Archaeology.

Hay algunos detalles con los que hemos querido facilitar la participación, no solo a través del formato, sino con información y guías que irán completándose a lo largo de las próximas semanas. Pero uno de los aspectos clave que queríamos hacer presente desde el principio es el código de conducta. Un pequeño documento que parca las normas básicas de participación con el objetivo de asegurar una buena experiencia para todas las partes libre de todo tipo de acoso. Si hacemos esto no es solo para encontrarnos y compartir nuestro trabajo, sino también para disfrutar de un buen rato entre colegas. Por eso, es esencial contar con un espacio seguro y amigable, y haremos todo lo posible para que sea así.

Así pues, presentadas las grandes líneas del congreso sólo queda extender una invitación a la participación. Podéis enviar vuestras propuestas hasta el 15 de febrero y nos veremos entre el 16 y el 18 de abril. ¡No faltéis!